Utilizamos cookies propias y de terceros para recordar sus hábitos de navegación y recopilar estadísticas de visitas. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.AceptoMás información

Evaluación de impacto ambiental (proyectos)

La evaluación de impacto ambiental es un proceso destinado a prever e informar sobre los efectos que un proyecto o un plan o programa determinado puede ocasionar al medio ambiente.

En fecha 12 de diciembre de 2013 entra en vigor la nueva Ley de evaluación ambiental (Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental). Con la formulación de esta nueva ley, se unifican dos disposiciones en una sola normativa: la Ley 9 /2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente, y el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de evaluación de impacto ambiental de proyectos, y modificaciones posteriores al texto.

Esta ley establece las bases que han de regir la evaluación ambiental de los proyectos, planes y programas que puedan tener efectos significativos sobre el medio ambiente. La evaluación ambiental de planes y programas (evaluación ambiental estratégica) no excluye la evaluación de impacto ambiental de los proyectos que de él se derivan.

En Cataluña, la legislación relativa a evaluación del impacto ambiental es la siguiente:

  • Decreto 114/1988, de 7 de abril, de evaluación de impacto ambiental (de proyectos)
  • Ley 6/2009, de 28 de abril, de evaluación ambiental de planes y programas

Evaluación de impacto ambiental (proyectos)

Los estudios de evaluación de impacto ambiental, que se redactan en base a la legislación estatal y autonómica vigente en materia de impacto ambiental, son trabajos dirigidos a prever las consecuencias de la ejecución de un proyecto sobre el medio ambiente y establecer medidas correctoras para minimizar sus impactos.

De acuerdo con el artículo 7 de la Ley 21 /2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, los proyectos podrán ser objeto de una evaluación de impacto ambiental:

  • ordinaria según éstos estén comprendidos en el anexo I, los del apartado 2 cuando así lo decida el órgano ambiental según los criterios del anexo III, o cualquier modificación del proyecto del anexo I o II cuando se cumpla por sí misma los umbrales establecidos en el anexo I, y los proyectos del apartado 2 cuando así lo solicite el promotor, o
  • simplificada: los proyectos comprendidos en el anexo II y los no incluidos en el anexo I ni II que puedan afectar a espacios protegidos de la Red Natura 2000

Son muchas las actividades que requieren obligatoriamente la realización de un estudio de impacto ambiental. Entre ellas están la mayoría de las grandes obras de ingeniería civil: carreteras, ferrocarriles, parques eólicos, líneas eléctricas, estaciones transformadoras, centrales hidroeléctricas, centros de telecomunicaciones, puertos marítimos deportivos, implantaciones industriales, obras hidráulicas, campos de golf, pistas de esquí, áreas de servicio, obras de dragado de ríos, construcción de pistas forestales y de caminos, etc...

Pero hay muchas otras actividades para las que no siendo obligatoria la evaluación de su impacto sobre el medio, en la práctica se realiza ésta por el convencimiento social actual que, estos estudios, lejos de representar una limitación a la actividad, permiten una mejor adecuación del proyecto en su entorno natural y socioeconómico.

TRABAJOS
DESTACADOS